EL POSTULANTADO

 

 

  • Es una etapa de Formación donde se da la transición de la vida secular a la vida religiosa; se busca una nivelación “Cristiana” y “Humana”, la integración del grupo y que se comience a conocer la vida Dominicana, con el objetivo principal de llevar a cabo el discernimiento de la vocación. Es una etapa muy importante por las herramientas que brinda para el acercamiento humano y cristiano al estilo de la vida que se quiere tomar, en este caso la vida religiosa dominicana.

 

  • Los dominicos nunca se forman simplemente para sí mismo; son formados para la predicación del Evangelio a todo el mundo (LCO 1; VI). Hay que tener muy en claro que NO es la vida religiosa, sino una preparación  para la misma.

 

  • Bases: Interactúan entre la vida laical – cristiana de cada formando y la comunidad a la que se está “insertando”. Se ve el grado de madurez humana; nivel cultural; equilibrio afectivo de acuerdo a su edad; espiritual y aptitud para vivir en comunidad. Estas bases: relaciones humanas y cristianas se basan en tres puntos principales que giran en torno a:

 

1. “EDUCAR”: Evoca de la persona lo que ella es en su consciente e inconsciente, con su historia y sus heridas, con sus dotes y debilidades, para que pueda conocerse, realizarse, mejorar y sobre todo en torno de la figura de Jesús bajo el carisma de la Orden:

“Fraternitas”: Diálogo, escucha de la palabra del otro, acompañamiento.

“Veritas”: Sinceridad, franqueza, rectitud de corazón, transparencia.

“Studium”: Confrontación con la Palabra de Dios, sabiduría, claridad.

“Contemplatio”: Observación, admiración, oración privada y común.

 

2. “FORMAR”: Proponiéndoles un modelo concreto de vida y de comunidad. Es una oportunidad para desarrollar los valores humanos, de tal modo que empiece a aceptar la propia responsabilidad. Oportunidad para desarrollar la capacidad de tomar decisiones, desarrollar relaciones normales con los demás. Oportunidad para desarrollar relaciones permanentes, preparación para la vida de comunidad y como ayuda para apreciar el don de la amistad humana y la elección del celibato.

 

3. “PROVOCAR”: En ellos, dar a lo máximo, lo que los hace “ser”: conscientes de sus puntos fuertes y de sus deficiencias. Se toma en consideración el ejercicio de la autonomía personal y la aceptación de la propia sexualidad.

© 2014 by PROVINCIA DOMINICANA DE SAN JUAN BAUTISTA DEL PERÚ

Telf ( 51-01) 427-7426 / 428-1234 

  • Facebook App Icon
  • gmail.png
  • Blogger App Icon

BLOGS

IUBILAEUM 800

1216 - 2016